Veules-les-Roses

Día 04 (04/07/2017)

Llegamos al Camping Les Mouettes sobre las 14:00 , nos informan de los precios y nos quedamos en el área.

Veules-les-Roses
COORDENADAS  49°52’32.5″N 0°48’04.7″E   /   49.875694, 0.801306

Precios:

Área:

Precio día: 10€ + 0,40 por persona mayor de 18 años en concepto de “tourist tax”. Los sábados el precio sube a 15€

Camping:

2 adultos y un niño de 11 años (le consideran adulto…),electricidad incluída = 34€

Desde el área te dejan acceder a todos los servicios del camping, piscina cubierta, WC, columpios…

Lo único malo es que en el área no hay agua, se puede vaciar  pero no llenar.

Después de comer vamos a probar la piscina, es bastante pequeña pero no hay mucha gente (estamos nosotros y 3 personas más).

Veules
Veules les Roses

Tras el baño sacamos las bicis y nos vamos a ver el pueblo, hacemos el circuito “plus petit fleuve de France”, es decir, el río más pequeño de Francia, mide poco más de 1km.

Veules
Veules les Roses

Llegamos a la playa, que en lugar de arena tiene piedra y  los acantilados nos parecen impresionantes.

Veules
Playa de Veules les Roses

Justo enfrente del camping, sobre los acantilados, vemos unos cañones y una placa conmemorativa de la batalla que tuvo lugar aquí en Junio de 1940 (II WW).

Veules
Veules les Roses

Mientras leemos uno de los carteles informativos, un señor muy simpático nos corrige nuestra traducción para Ekaitz, “British” no es “Inglés”, él como escocés se siente ofendido.

Estamos un rato hablando con esta pareja de jubilados escoceses, nos cuentan sus últimos viajes, yo también me quiero jubilar….

Las vistas desde aquí arriba son increíbles, damos un pequeño paseo viendo el paisaje.

Veules les Roses
Veules les Roses

Volvemos al camping y tomamos algo hablando y viendo la puesta de sol.

Mientras Ido prepara la cena, Ekaitz que ya está cansado se queda en la AC y yo voy a ver el atardecer. En la zona que hemos estado antes hay unas vallas que no permiten acercarte al borde del acantilado, pero yendo hacia la derecha hay un punto en el que se termina la valla y CON CUIDADO puedes acercarte hasta el borde y disfrutar de las vistas acompañado de las gaviotas volando al lado tuyo (yo no paro de pensar que como se pongan a cagar encima mío me ponen fino), pero merece la pena.

 

Esta entrada pertenece a “Normandía 2017“, donde está el índice y el resto de posts de este viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *