Sagres

La visita a Sagres ha sido un poco desastrosa, pero ahí va…..

Sagres
Fortaleza de Sagres – Fotografía de Ricardo Gomes
Coordenadas 37°00'01.7"N 8°56'53.5"W  /  37.000484, -8.948195

Llegamos a la Fortaleza, donde hay un párking enorme con varias autocaravanas, pero según nos vamos acercando vemos que las puertas están cerradas y la gente se daba media vuelta.

Después nos dirigimos al pueblo de Sagres, donde según park4night tenemos un par de párkings bastante bien situados.

Nada más llegar vemos que se trata de un párking de tierra muy grande, con todo el sitio libre y con señales de prohibido autocaravanas. Vaya chasco….

Mientras pensamos que hacer veo que en la calle de al lado, donde no hay señales de prohibición, se libra un hueco. Empiezo a aparcar y cuando estoy haciendo la maniobra veo que se acerca un coche de la policía. Me bajo y les voy a preguntar. Me dicen que en el párking de tierra podemos aparcar tranquilamente, pero que la pernocta estaba prohibida en todo el pueblo, exceptuando el Camping.

Así que volvemos al párking de tierra donde pensamos que vamos a estar mejor aparcados, a pesar de las señales de prohibición.

Todavía no sé porqué pero elegí aparcar justo enfrente del restaurante “Mar À Vista”, tal vez inconscientemente pensaba que comeríamos allí más tarde.

Idoia se baja de la autocaravana para indicarme y empiezo la maniobra. De repente veo que alguien del restaurante estaba gritándonos de muy malas maneras y haciendo aspavientos.
Le pregunto a ver qué le pasa y me dice que allí no puedo aparcar, que es el párking del restaurante y que está prohibido que yo aparqué ahí. Le comento que la policía me ha dicho que puedo aparcar sin problemas, y que además no hay ninguna marca que indique qué parte del párking pertenece al restaurante y cuál no.

El tipo sigue gritando, hablando de muy malas formas. Le digo que tenemos intención de comer en su restaurante, así que puedo aparcar sin problemas donde quiera, como aun así sigue en sus trece no me queda otra que llamarle TONTO. Y es que no se merecía ni siquiera que pensara otra cosa más gorda para llamarle, yo creo que decirle TONTO era lo que más justo para él.

Lógicamente le digo que ya no queremos comer en su restaurante, aparco un poco más alejado del restaurante y nos vamos a dar un paseo.

Hemos encontrado muchos bares cerrados, otros simplemente chiringuitos de playa, imagino que en verano el pueblo tendrá más vida, pero ahora mismo….. después del paseo y viendo que no teníamos nada qué hacer decidimos volver a la autocaravana y seguir la ruta.

Para mi sorpresa, al llegar al párking, veo que un montón de coches han aparcado justo enfrente del restaurante de mi amigo. No un poco alejados como había hecho yo, no. Justo en la puerta, ¿a estos también habrá salido a gritarles? No lo creo…..

Esta entrada pertenece a “Portugal 2018“, donde está el índice y el resto de posts de este viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *